Asma y moho

Eliminar Moho

Cómo eliminar el moho en paredes, prevenir su formación en alimentos, quitar manchas de humedad de la ropa, evitar la condensación en el baño...

¿El moho causa asma?

Vivir con el moho nunca es una experiencia agradable, además de que tiende a aferrarse tercamente a los azulejos de la cocina o por las paredes del baño.

Podemos pensar que un poco de moho alrededor de la casa es inofensivo, pero ¿puede en realidad causar importantes problemas de salud como el asma?.

Asma y moho

Obviamente el moho puede agravar el asma, u otros síntomas de la alergia en personas con alergia al moho. Pero una nueva investigación sugiere que el moho podría incluso causar asma en personas con predisposición genética a las enfermedades respiratorias.

El estudio halló que niños predispuestos a las alergias, debido a que uno o más padres tenían alergias, estaban en mayor riesgo de desarrollar asma si conviven con ciertos tipos de moho en casa.

Se mostró muy claramente con este estudio, al menos, que ciertos tipos de mohos de interiores pueden estar vinculados a causar el asma en personas que genéticamente están predispuestas.

Los investigadores analizaron 36 tipos diferentes de moho recogidos en muestras de polvo del hogar y encontraron tres tipos de moho, por lo general en hogares dañados por el agua, relacionados con el desarrollo posterior de asma.

Otros alérgenos comunes de la casa, incluidos los ácaros del polvo, de gato, de perro y alérgenos de las cucarachas, se pusieron a prueba, pero el moho era el único que conducía a un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad.

¿Cómo afecta el moho a las personas?

El moho es un hongo, junto con las setas y hongos, que está en todas partes y a nuestro alrededor, en el aire que respiramos y en el polvo de nuestras casas.

Cuando el moho se reproduce crea esporas que se esparcen por el aire. Como un alérgeno, la inhalación de las esporas de moho afecta al cuerpo de la misma manera que cuando inhalamos ácaros del polvo o polen.

Estás esporas se respiran y en las personas con predisposición genética crea una respuesta alérgica a ella. Se estimula el desarrollo de un anticuerpo específico que puede a continuación, a una exposición posterior causar reacciones alérgicas y estas reacciones en ocasiones pueden llegar a ser evidente, produciendo síntomas del tipo fiebre del heno o en algunos casos el asma.

El moho también puede ser un peligro para la salud si tienes un sistema inmune debilitado, por ejemplo, si estás recibiendo ciertos tratamientos médicos o tienes una condición conocida que debilita el sistema inmunológico, como la fibrosis quística u otras enfermedades pulmonares crónicas. Si bien no es común, a veces las personas con sistemas inmunes comprometidos pueden desarrollar una infección después de la inhalación de moho.

Es posible que el moho pueda contener toxinas, o produzca sustancias que nos hacen daño de otras maneras, pero esto es muy rara vez tiene lugar.

Moho invisible

Por desgracia, no siempre se puede ver el moho que causa reacciones alérgicas ya que puede provenir de fugas de agua causadas por la mala construcción de edificios.

En algunas de estas casas (en el estudio realizado) donde tenían los mayores niveles de moho, no se podía ver realmente el moho al hacerse una inspección.

El mensaje más importante es que si un tratamiento antimoho simple no funciona, es que se trata entonces de un problema de moho que proviene de la construcción de la vivienda.

Tendrás que sanear la casa, no sólo con comprar un producto antimoho y limpiar las paredes el moho desaparecerá.

Limpieza y prevención contra el moho

En primer lugar la mejor manera de manejar el moho es evitar que se produzca, por lo que necesitas identificar y eliminar las fuentes de humedad en tu hogar. También es importante reparar cualquier agujero que haya en techos, goteras en las tuberías, ventanas u otras fallas que están causando la humedad, tan pronto como sea posible.

Dentro de tu casa las zonas húmedas y cerradas, permiten que el moho florezca, por lo que debes mantenerlas bien ventiladas.

Baños, lavaderos, cocinas y los aparatos que utilizamos, como secadoras de ropa, lavadoras y lavavajillas, pueden causar la humedad y proporcionar el perfecto caldo de cultivo para el moho.

Así que mantén estos lugares bien secos y ventilados, elimina el exceso de agua de inmediato, abre las puertas y ventanas e instala ventiladores y/o deshumificadores.

El ingrediente activo más común en limpiadores de moho es la lejía, que pierde su potencia con el tiempo. La lejía también puede dañar la superficie que estás limpiando, conduciendo así a un mayor crecimiento de moho.

También los productos de eliminación de moho de los supermercados a menudo sólo blanquean el lugar donde está el moho sin llegar a matarlo.

Si necesitas limpiar pequeñas áreas de moho, te sugiero que utilices un paño húmedo y detergente, vinagre o solución a base de alcohol. Pero si tienes un problema más grande con el moho entonces es posible que tengas que llamar a un profesional para eliminarlo.

Otros consejos para prevenir y controlar el moho en tu hogar incluyen:

  • Lava el moho de las superficies duras y sécalo por completo. En el caso de que tengas moho en la ropa debes utilizar un sistema de lavado y aclarado con varios cubos y separar la ropa para ayudar a evitar la recontaminación.
  • Considera la posibilidad de sustituir los materiales absorbentes o porosos, tales como alfombras, tapicerías y telas que estén contaminadas por moho.
  • Usa extractores de aire o abre las ventanas al cocinar, ducharte o al usar el lavavajillas.
  • Si es posible, ten la secadora de ropa en el exterior.

Artículos relacionados con Asma y moho